martes, 9 de febrero de 2016

Hemos probado... Los kits de "Mis trucos para educar"


Os he hablado en alguna ocasión de mi amiga Laura Monge, de Mis trucos para educar.  Sí,  la mamá de 5 criaturas que logra poner orden en su casa "sin gritos". Y que además imparte unos talleres estupendos y divertidísimos, en los que en muchas ocasiones me veo totalmente reflejada (aunque me saque dos niños de ventaja).

Hace algunos meses me regaló uno de sus kits para organizarse en casa y no sabéis el partido que le saqué. Y es por eso que hoy, después de tanto tiempo, me he decidido a contaros cómo nos fue. En concreto, el que nosotros utilizamos en casa fue el de "Organizo mis rutinas" y nos fue genial. Se basa en dos principios básicos: qué deben hacer los nenes cuando llegan a casa y qué deben de dejar hecho cuando salen de casa. Son dos vinilos pizarra con unos imanes con instrucciones básicas tales como "lavarse los dientes", "preparar la mochila", "cenar" o "ducharse". Van acompañados de dos estrellas para marcar que la rutina se ha conseguido.


A mí me fue muy bien con mi hija mediana (y pienso utilizarlo próximamente con la pequeña), porque conseguí que se organizara ella sola y supiera lo que debía hacer sin tener que estar en cada momento repitiéndoselo o recordándoselo. Y le encantaba eso de ir pasando los imanes de la columna "tengo que" a  "ya dejé hecho"

Pero en su tienda on line tenéis otros productos. A mí hay uno que me chifla, que es el de "Lectura con estrellas". Una manera superdivertida para fomentar el hábito de la lectura (tan difícil en ocasiones de conseguir). A medida que el peque va leyendo, el cielo se va llenando de estrellas. Y quien dice leer, dice cualquier otra rutina.


De un modo similar se puede utilizar el kit "Aprendo volando". El helicóptero va avanzando por las nubes hasta llegar al sol, donde los nenes obtendrán su "recompensa" por el trabajo bien hecho.


Y por último, para niños más mayores, la herramienta "Colaboramos en casa" es estupenda. Los niños ayudan en casa de una manera amena y divertida. Los imanes se pueden rellenar libremente con la tarea que elijáis. Claro está, no se le puede pedir lo mismo a un niño de 5 años que a otro de 12. Pero el fin es que colaboren en la medida de sus posibilidades: poniendo la mesa, haciendo su cama, recogiendo la habitación...


Laura en su página os explica los posibles usos de cada herramienta y os da un montón de ideas. El diseño es superatractivo para los nenes y muy sencillo. Podéis colocar los vinilos en la nevera o fijarlos en cualquier pared de la casa que a los nenes les resulte cómodo.

¿Y vosotros? ¿Ya habéis elegido cuál os gusta más?


No hay comentarios:

Publicar un comentario