lunes, 5 de junio de 2017

Todo lo que tus hijos saben del Clash Royale (y tú no)

Hace unos días publicaba un artículo sobre esas modas infantiles (o no tan infantiles) que nos ha dejado este curso. Y curiosamente, uno de los aspectos más comentados fue el hecho de que todos nuestros hijos jugaban al Clash Royale, pero que no teníamos ni idea de en qué consistía.

Así que he pedido ayuda en casa y me han puesto al día de todo lo que tengo que saber para ser una auténtica jugona de Clash Royale (bueno, o al menos intentarlo).


Pero ¿qué es Clash Royale? Es un juego on line al que juegan mayores y pequeños, porque el funcionamiento inicial es bastante básico. Se trata de un juego de estrategia ambientado en el mundo medieval, cuyo objetivo es destruir las torres enemigas. En la parte superior de la pantalla podéis ver las dos torres de arena y la torre del rey del enemigo. Y en la parte inferior, las dos torres de arena y la del rey del jugador. Si la torre del rey es derribada, la partida se da por finalizada. Cuando el jugador gana la batalla, obtiene trofeos, monedas y coronas. Incluso pueden abrir algún cofre.

El secreto es saber qué cartas jugar en cada momento, según su calidad: común, especial, épica o legendaria. Las batallas tienen una duración de 3 minutos (que no os engañen, si os dicen "en cuanto acabe la batalla, apago", no puede ser más de 3 minutos).


Por regla general, muchos de los que juegan al Clash Royale pertenecen a algún Clan: con sus amigos del cole, con sus primos, con los de la urba... Mi única condición es que no se puede unir a ningún Clan en el que no conozca a nadie ni admitir a ningún desconocido en su Clan. Eso lo llevamos a rajatabla, y por el momento los niños lo respetan. De hecho, les ha pasado que han expulsado a algún miembro porque por el nombre no lo conocían y luego resultó ser algún hermano o primo de sus amigos. El funcionamiento del Clan es similar a un grupo de Whatsapp: pueden mandarse mensajes, pedir cartas y enviar repeticiones de las batallas (pero no pueden mandar fotos). En el Clan pueden realizar diferentes acciones: unirse, ascender, degradar, expulsar o abandonar. De la misma manera, según la función que tengan, pueden ser miembro, veterano, colíder o líder.

Una cosa que no me quedaba muy clara es qué criterio se seguía para ir sacando las cartas para jugar. Cada participante se va configurando su baraja para enfrentarse en las batallas. En la imagen podéis ver un ejemplo de la baraja actual de uno de mis hijos.


Las cartas las van obteniendo según van avanzando en el juego: bien les salen en los cofres (gratuitos, aunque tienen que ir desbloqueándolos), o pueden pedir cartas en el clan (y que los miembros se las quieran dar). Actualmente existen 73 cartas, con nombres como "Esqueletos", "Globo Bombástico", "Torre bombardera", "Montapuercos"... Ahora ya entiendo la importancia del "Chispitas" del otro día: es una carta legendaria, muy difícil de conseguir.

Existen diferentes tipos de batallas: amistosas, desafíos de elección y batallas de clanes. En todas las batallas del clan las cartas y las torres suben o bajan de nivel. Comienzan realizando un Entrenamiento y si ganan siete batallas, suben a Arena 1. El grado máximo es Arena 11 y luego pasan a las Ligas (que hay nueve).

Por último, pueden acceder a una tienda virtual para adquirir cartas, gemas, monedas, cofres... Las cartas y el cofre épico se pagan con monedas del juego. En cambio, las gemas deben pagarse con dinero real (así que cuidado). Y los demás cofres y las monedas con gemas.

Y podría seguir hablando muchísimo más, pero como tampoco pretendo escribir una guía completa de Clash Royale, lo mejor es que le preguntéis a vuestros hijos. Pero al menos ahora ya no os sonará a chino "he subido a Arena 7" o "necesito un barril de duendes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario