martes, 21 de julio de 2015

Hemos estado... en el Museo de Aguas de Alicante

La semana pasada, después de mucho tiempo intentando cuadrar fechas, por fin fuimos al Museo de Aguas de Alicante. Hacía varias semanas que nos habían invitado, pero lograr ponernos todos de acuerdo en fin de curso era dificilísimo. Finalmente, el jueves por la tarde fue el día elegido y, a pesar del calor, fue una experiencia en familia estupenda.


Comenzamos nuestro recorrido en la plaza del Ayuntamiento. Allí nos esperaba Jimena, la guía que nos acompañó durante toda la visita. Tras una breve presentación, nos acercamos a la plaza de la Santa Faz (a espaldas del Ayuntamiento). Y es que la visita guiada al Museo de Aguas de Alicante no es solo al museo propiamente dicho, sino que nos acompañan desde la plaza del Ayuntamiento en un paseo por las calles del Casco Antiguo, haciendo varias paradas en fuentes de la ciudad.


En cada parada, Jimena nos contaba un poquito de la historia de Alicante a través del uso del agua. Por ejemplo, la llegada de los árabes, la razón de poner santos o vírgenes en las fuentes, o la labor de D. Trino Quijano durante la epidemia de cólera en el siglo XIX. Esa parte les encantó, cuando les explicaba que antes no había sistema de alcantarillado y se usaba el "¡Agua va!" para deshacernos del agua en las casas.


Tras una parada más en la fuente de la plaza Quijano, nos sentamos un poquito junto a un pozo para seguir escuchando las historias de Jimena. Aprendimos cómo se construían los pozos, cómo se limpiaban y encalaban, y por qué debían taparse. La verdad es que los niños estaban entretenidísimos, porque Jimena les iba preguntando (sobre todo a los más mayorcitos) y ellos contestaban orgullosos las cosas que sabían por el cole.


La última parada fue justo delante de la puerta del museo. Ahí, a los pies del castillo, se produjo uno de los momentos estrella de la tarde al relatar una de las leyendas de la Cara del Moro. Los nenes escuchaban muy atentos la historia de la princesa Cántara y el campesino Alí, cómo se enamoraron y como vieron frustrado su amor.


Y la verdad es que, con el calor que hacía, agradecimos entrar en el museo. Sobre todo, cuando entramos en la zona de los Pozos de Garrigós, un espacio en el que la temperatura (21ºC) es constante todo el año. Jimena y José Luis (que se incorporó a la visita) nos explicaron cómo esos grandes depósitos habían servido durante siglos para almacenar el agua de la lluvia. Hoy en día son visitables tres de ellos, los cuales han sido comunicados por dentro y en las últimas décadas se les han dado diversos usos: almacén, refugio durante la Guerra Civil...


Tras salir de los pozos, visitamos las diferentes salas del museo. En la planta baja se hace un pequeño recorrido por la historia del agua en Alicante: desde la Prehistoria hasta la llegada de las Aguas de Sax en 1898, pasando por los romanos o la Edad Media.


En la primera planta, los nenes se lo pasaron en grande porque pudieron realizar diversas actividades interactivas. Por ejemplo, tienen un panel en el que los niños (y los mayores, que también lo hicimos) tienen que poner en práctica sus conocimientos sobre el ciclo del agua.


A mí, particularmente, me gustó mucho la recreación de una casa, en la que nos descubren cómo funciona el suministro del agua en las viviendas y cómo están distribuidas las tuberías. Y también en el espacio dedicado a I+D+i, las imágenes captadas por un robot que nos llevan por las conducciones subterráneas del alcantarillado de la ciudad.


La zona interactiva se completa con diversos juegos, con lo que el entretenimiento y diversión de los más pequeños están asegurados. Asimismo, en el espacio I+D+i se puede contemplar la evolución de los contadores de agua o conocer de cerca algunos de los proyectos de Aguas de Alicante.

Agradecemos desde aquí la amabilidad y el buen trabajo de Jimena y José Luis, que durante cerca de dos horas nos acompañaron en una fantástica tarde. Y os animamos a que conozcáis este museo de Alicante, en el que descubriréis la importancia del agua en nuestra vida.


Museo de Aguas de Alicante
Plaza Arquitecto Miguel López. Alicante.
Teléfono: 965 98 99 00.

No hay comentarios:

Publicar un comentario