miércoles, 30 de marzo de 2016

Hemos estado... en Montessori House (San Juan)

Hace algunos meses recibí un mensaje invitándome a conocer una nueva iniciativa en Alicante. Se trataba de la apertura de la primera escuela Montessori en Alicante. En aquel momento visité las instalaciones y os lo conté todo en un post.



Pero hoy es diferente. La semana pasada volví a Montessori House para conocer el proyecto que ya se había hecho realidad. Y ya os adelanto que no solo no me defraudó, sino que me quedé con ganas de conocer más sobre la metodología que emplean y cómo logran aplicarla.



Montessori House (o la Casa de niños, porque es eso, como una casa para ellos) se encuentra en la urbanización de chalés de La Font. De hecho, es como una casa más. Los niños que actualmente acuden cada día tienen entre 2 años y medio y 6 años. Sin embargo, el proyecto no acaba aquí, puesto que en Montessori House están trabajando para poder ofrecer muy pronto Primaria.



Si en mi primera visita conocí a fondo las instalaciones (la pérgola, la pista, los jardines, el horno, la cocina...), en esta ocasión me he querido centrar más en la metodología, porque además es algo fascinante. Los materiales que emplean siguen todos las pautas marcadas en su día por la Dra. María Montessori. El objetivo es dotar de autonomía a los pequeños, ayudándolos en su desarrollo personal.



El espacio donde los niños aprenden es una sala muy grande, con todos los materiales a su disposición. Están organizados por materias: Lenguaje, Matemáticas, Ciencias... Cada niño elige el material con el que quiere trabajar y lo lleva a una mesa o, en otras ocasiones, lo extiende en su alfombra. Ese fue un detalle que me explicaron: los materiales no pueden estar fuera de la alfombra, y ningún niño debe pisar la alfombra de otro. Es decir, les enseñan a respetar el espacio de cada uno.



Durante mi visita yo misma probé algunos de los materiales. Personalmente, me encantaron los relacionados con el mundo de las ciencias y del conocimiento del mundo.



Por ejemplo, el de relacionar las imágenes de monumentos con sus nombres y con los propios monumentos en miniatura.



O aprender a colocar los planetas en el sistema solar. Con muchos de los materiales los niños pueden autocorregirse. Además, aprenden desde muy pequeños a reconocer en "la vida real" aquellos conceptos que van adquiriendo.



Es el caso de las formas de las hojas, que salen al jardín a buscar hojas de una determinada forma.



El área de Matemáticas me resultó muy atractiva: fracciones, cifras, figuras tridimensionales... Todo preparado para la manipulación.



La enseñanza se realiza en inglés. Esto podría entrañar cierta dificultad en cuanto a la identificación de sonidos y grafías, pero gracias a su metodología todo es mucho más sencillo.



Los materiales los pueden utilizar niños de diferentes edades, puesto que en cada momento pueden trabajar con ellos según su madurez (por ejemplo, según sepan leer o no). Y por supuesto, siempre acompañados de los guías. 



Unos guías que acompañan a los niños en su aprendizaje, empleando elementos como las "tarjetas de paciencia", que me llamaron mucho la atención. Cuando un niño termina su tarea o necesita ayuda, coloca una de estas tarjetas junto a su actividad y aprenden a esperar a que el guía les atienda.  



Finalmente, mi visita terminó en la cocina. Allí cada día dos niños ayudan a la cocinera a preparar la comida, elaboran el pan que comerán ese día (por cierto, lo probé y estaba delicioso) y preparan la mesa para sus compañeros, cuidando todos los detalles.


Montessori House sigue toda las pautas recomendadas por la Association Montessori Internationale (AMI), se integra en el grupo de centros educativos Palmlunds de Suecia y es una de las escuelas Montessori oficiales en España.


Montessori House
Dirección: c/ Prolongació Font del Realet 17. San Juan.
Teléfono: 966 11 68 79.
E-mail: info@montessorihouse.es.
Web: www.montessorihouse.es.

1 comentario:

  1. Muy interesante saber que hay sitios donde se hacen las cosas de manera diferente y demuestra que sí que se puede hacer.

    ResponderEliminar