lunes, 4 de septiembre de 2017

Hoy cocinamos... Emparedados de jamón

No hace mucho mi hija pequeña ha incorporado a su "lista de comidas favoritas" una que ha probado este verano (bueno, en realidad ya la había comido, pero no se acuerda) y que le chifla: emparedados de jamón

Es una receta que ya hacía mi abuela y que en casa nos encantaba de pequeños. Vale que es un frito y que no debemos abusar, pero están tan ricos que de vez en cuando no hacen daño.


Emparedados de jamón



Ingredientes
-Barra de pan.
-Leche.
-Jamón serrano.
-Huevo.
-Aceite.

Elaboración
Cortamos la barra de pan en rebanadas de aproximadamente un dedo de grosor.



Cuando ya las tenemos todas cortadas (se necesitan dos por emparedado), la colocáis en una superficie plana y cortáis las lonchas de jamón del mismo tamaño.



Una a una las vais bañando en leche. No conviene dejarlas mucho tiempo, porque si no se os desharán. Si es necesario, apretadlas un poquito con los dedos para escurrirlas bien.



Conforme las vais bañando las rebanadas vais colocando el jamón entre rebanada y rebanada.



A continuación debéis prensar los emparedados. En casa los colocamos entre dos bandejas y con botes de conservas (no es necesario que pesen mucho, lo justo para que no se chafen demasiado).



Seguidamente batimos un huevo (con las claras a punto de nieve).



Antes de empezar a bañarlos en huevo, ponemos a calentar el aceite en una sartén.



Bañamos bien los emparedados en el huevo y los freímos en la sartén hasta que queden dorados.



¡Y listo! Ya podéis disfrutar de unos riquísimos emparedados de jamón. No me negaréis que no están para comérselos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario